Astrónomos descubren que la Tierra está recibiendo misteriosas señales desde otra galaxia cada 16 días

 

¿Hay algo en el espacio tratando de enviarnos un mensaje? Un grupo de astrónomos de la Universidad de Cornwell, en colaboración con Experimento Canadiense de Cartografía de la Intensidad del Hidrógeno (CHIME), ha detectado que una misteriosa fuente de radio ubicada en el espacio profundo, está emitiendo pulsos que se repiten de acuerdo a un ciclo de 16 días.

Los científicos han descubierto una potente ráfaga de radio (FRB) de otra galaxia que se repite de forma regular. Un hecho insólito ya que una de las características que definen estas misteriosas señales del espacio es que son impredecibles. Es decir, que no siguen ningún patrón, lo que las hace increíblemente difíciles de estudiar.

Según explica la revista Science Alert, donde se ha publicado el descubrimiento, por vez primera los astrónomos han encontrado una ráfaga de radio rápida (FRB) que se repite en un ciclo regular, que sigue un patrón. Cada 16,35 días, la señal denominada FRB 180916.J0158 + 65 sigue un patrón similar. Durante cuatro días escupe una ráfaga o dos cada hora, después se calla durante 12 días, y se vuelve a repetir el mismo patrón.

“El descubrimiento de una periodicidad de 16.35 días en una fuente de FRB repetida es una pista importante de la naturaleza de este objeto”, escribieron los investigadores en su artículo .

FRB 180916.J0158 + 65 es uno de los pocos FRB que se remontan a una galaxia. Está en las afueras de una galaxia espiral a 500 millones de años luz de la Tierra, en una región de formación estelar. Esto significa que un agujero negro supermasivo es poco probable, pero es posible un agujero negro de masa estelar.

Tampoco se puede descartar que la fuente de FRB sea un objeto único y solitario, aunque los investigadores señalan que esta explicación es un poco más difícil de relacionar con los datos.

Las FRB son uno de los misterios más intrigantes de la astrofísica. Aparecen por todo el cielo, y los astrónomos no están seguros de qué las causa. Se trata de “ráfagas rápidas de radio” (FRB, por sus siglas en inglés de Fast Radio Burst), también llamadas ráfagas de Lorimer porque fueron descubiertas en 2007 por primera vez por Duncan Lorimer, cuando analizaba los datos del año 2001 captados por Observatorio Parkes, Australia. Los astrónomos describen a la FRB como un pulso muy breve y brillante de emisiones de radio, (duran solo milésimas de segundo). c

En resumen, FRB son destellos de radiación enormemente energéticos en el espectro de radio que duran solo unos pocos milisegundos como máximo. En ese período de tiempo, pueden descargar tanta energía como cientos de millones de soles .

La mayoría de ellos explosionan una vez y nunca más se les vuelve a detectar. Esto hace que sea bastante difícil rastrear estas ráfagas hasta la galaxia de donde provienen. AlgunasFRB escupen bengalas de radio repetidas, pero de manera impredecible. Estos son más fáciles de rastrear a una galaxia, pero hasta ahora, eso no nos ha acercado mucho a una explicación.

De las más de 60 FRB observadas hasta la fecha, sólo se habían encontrado repeticiones de una sola fuente una vez, un descubrimiento realizado por el radiotelescopio de Arecibo en Puerto Rico en 2015, ahora ya son dos.

Los astrónomos observaron este ciclo durante un total de 409 días. Desconocen lo que significa, pero creen que podría ser otra pieza del complicado enigma de las FRB.

1 Comment

  1. La ciencia avanza día a día y lo desconocido se hace conocido pero la distancia no dejaria dar una explicación de lo que podría ser.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *