Lo siniestro según Freud

En Lo Siniestro (1919) Freud advierte que no es frecuente que un psicoanalista intervenga en el campo de la estética, sin embargo reconoce que hay un aspecto dentro de este campo que ha sido particularmente “olvidado” por los expertos: “lo extraño inquietante” o “lo siniestro”.