Cuarentena ¿encierro u oportunidad?

Un modo resiliente de afrontar la cuarentena por el coronavirus.

Según el neurólogo, psiquiatra y psicoanalista, Boris Cyrulnik, la resiliencia es la capacidad de iniciar un nuevo desarrollo después de un trauma.

Sin duda alguna, la situación mundial que estamos viviendo los seres humanos por el COVID-19 es  traumática. Un trauma es un evento que desencadena un exceso de intensidad emocional, por lo cual altera el funcionamiento mental de los individuos. Ante esta situación, existen dos posibilidades de afrontar el trauma:

 1) Lamentarse, entrar en pánico, angustiarse.

2) Comprender la situación para tomar todas las medidas preventivas y atravesar la situación con una perspectiva resiliente. Con esto queremos decir que podemos tomar la situación mundial como una oportunidad de cambio, una oportunidad para salir más fortalecidos de esta situación.

Una perspectiva resiliente es aquello que nos permitirá mantener el control psíquico y emocional independientemente de las medidas que se tomen en cada uno de los países.

 

Una de las medidas que están adoptando varios países es la cuarentena. Esto significa permanecer en tu casa por un determinado tiempo para evitar posibles futuros contagios.  Tal como explicábamos anteriormente, esta medida puede ser vivida desde una actitud resiliente o desde una actitud de pánico, estrés y angustia. Dependiendo como te enfrentes a la situación, las consecuencias serán distintas. Nuestra recomendación es una alta dosis de paciencia e imaginación, mucha imaginación. Como no sabemos cuánto tiempo estaremos en casa, que hay que tratar de sacar nuestra versión más creativa.

 

A continuación te mencionaremos algunas actividades que podría realizar una persona que afronta la cuarentena con una perspectiva resiliente:

 

#1. Mantener una rutina:

Elena Herráez Collado, Antonia Soto Baño y Mónica Pereira Davila, tres psicólogas de emergencias consultadas por La Vanguardia, aconsejan que en estos largos encierros, es importante “prefijar cada día nuestras tareas para saber a qué vamos a dedicar el tiempo”. También lo es mantener todas las rutinas y hábitos que sean posibles: mantener horarios de comidas y sueño, llevar una alimentación equilibrada, moverse, etc. Para esto último existen algunas apps como Asana Rebel, orientada a la práctica de yoga, o 8Fit, orientada a realizar actividades físicas.

 

#2. Respetar los espacios comunes:

Cuando sabemos que pasaremos un tiempo en casa y en familia lo aconsejable es fijar acuerdos sobre el uso de los espacios comunes y respetar los horarios y costumbres de las personas con las que convives y con las que ahora se va a pasar mucho más tiempo de lo que es habitual.

 

#3. Establecer horarios:

Es fundamental planificar el tiempo: establecer horarios para hacer las actividades escolares los niños y laborales los adultos si es que estos pueden mantener su actividad laboral desde su casa. Es importante también planificar momentos de ocio y actividades lúdicas conjuntas (como juegos de mesa o ver películas en familia), sin olvidarnos de aquellas actividades que cada uno quiere hacer de manera individual.

 

#4. Optimizar el tiempo:

Otra recomendación es “no abusar de actividades poco fructíferas que den la sensación de pérdida de tiempo, como estar ‘atrapados’ a aparatos electrónicos consultando constantemente las redes sociales, viendo series, jugando a videojuegos, etc.

 

#5. Cuentas pendientes:

Otro punto positivo es aprovechar este período de aislamiento para realizar tareas pendientes que por falta de tiempo nunca se hicieron: lecturas, visionado de alguna serie, actividades musicales, etc. Otra buena forma de ocupar el tiempo es dedicarlo a una limpieza general de la casa o  arreglar algo que esté roto.

 

#6. Comunicación tecnológica:

Las nuevas comunicaciones virtuales pueden resultar muy útiles en estas cuarentenas, sobretodo para mantenernos conectados con nuestros seres queridos. Haciendo un uso moderado de la tecnología, este tipo de comunicaciones nos ayudará  a manejar los sentimientos de soledad, sobre todo en el caso de personas que viven solas o están alejadas de su red social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *