¿El fin de los ataúdes? – Entierros ecológicos convierten los cuerpos en semilla para un árbol

Cápsula Mundi, una idea para que los cuerpos sin vida se conviertan en árboles, abre el debate sobre cómo queremos que sean nuestros entierros en las próximas décadas.

Cuando un funeral entra en una conversación, los primeros pensamientos comunes son de tristeza y angustia, y las imágenes que acompañan esos sentimientos son ataúdes, lápidas de cemento, y grandes cementerios. Por lo general, esas son nuestras representaciones normales acerca de la muerte y los procesos funerarios.

Sin embargo, una empresa llamada Cápsula Mundi está propiciando un enfoque dirente en la forma en que pensamos y concebimos la muerte. Bajo el lema “La vida nunca se detiene”, este proyecto cultural está creando un nuevo método de entierro único que convierte al difunto en un árbol.

Si bien existen múltiples ofertas sobre “estilo de vida”, no sucede lo mismo con la elección del “estilo de muerte”. Por el momento, no es posible elegir cómo morirse y las decisiones que podemos tomar con un cuerpo difunto son muy limitadas. Por eso mismo, hacer de la muerte un acontecimiento respetuoso con el medio ambiente podría ser una de las opciones que alivien la angustia existencial más antigua que se conoce.

 

¿Cómo funciona?

Se trata de unas cápsulas orgánicas, en las que se introducen en postura fetal los cuerpos sin vida y, con los años se convierten en el recuerdo en forma de árbol de la persona fallecida dando lugar a bonitos “cementerios sagrados”.

Estas cápsulas con forma de huevo están hechas con materiales 100% biodegradables, lo cual hace que se descompongan por sí mismas en la tierra. El cuerpo en el interior también se descompone y se transforma en nutrientes, que a su vez, son absorbidos por las raíces del árbol que se encuentra justo encima.

Actualmente, para hacer un atáud, se debe cortar un árbol. El ataúd tiene un ciclo de vida corto y un fuerte impacto ambiental. Es importante tener en cuenta que un árbol tarda entre 10 y 40 años en alcanzar la madurez y que, cada año se talan millones de árboles para construir ataúdes. Esta nueva propuesta de entierro es sin duda una alternativa ecológica: se plantan árboles en lugar de talarlos.

La propuesta contempla dos opciones: las cenizas se mantendrán en pequeñas urnas biológicas en forma de huevo, mientras que los cuerpos se colocarán en posición fetal en vainas más grandes. La cápsula será enterrada como una semilla en la tierra y el árbol, elegido en vida por el difunto, se plantará encima de ella.

 

 

Cápsula Mundi es una idea que ha sido creada por dos diseñadores italianos cuyo objetivo es ver cementerios llenos de árboles. La empresa propone que los cementerios adquieran una nueva apariencia y, en lugar de los paisaje grises y fríos que vemos hoy, crezcan bosques vibrantes llenos de calidez y vida. Permite a los seres queridos vivir para siempre como parte de un árbol.

 

Urnas Biodegradables

Aunque esta idea está avanzando muy rápidamente, todavía hay algunas torceduras que deben ser resueltas antes de que pueda ser liberada completamente. Hasta entonces, sin embargo, Cápsula Mundi ofrece una urna biodegradable que funciona más o menos de la misma manera, pero con cenizas para los que fueron incinerados.

 

¿El fin de los ataúdes?

¿Quién no elegiría, una vez muerto, poder convertirse en nutriente para su árbol favorito y acabar “siendo” un ejemplar de esa especie vegetal siempre perenne? ¿Quién no preferiría “ser” un liquidámbar o un roble que brota de la tierra en lugar de yacer bajo la misma? ¿Qué hay, en definitiva, más simbólico que volver a la tierra al morir y que nuestros seres queridos nos recuerden a través de algo vivo?

 

¿Qué te parece esta propuesta? Compártenos tu opinión en la sección de comentarios de esta nota o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

16 Comments

  1. Me gusta mucho la idea. Lo que me preocupa es el manejo con enfermos contagiosos y personas que mueren luego de procesos de cáncer. Quienes reciben quimio, tratamiento con yodo radioactivo o cosas así debe hacerse un protocolo para que no contamine la tierra.
    De forma general es un concepto muy positivo, me enamoro esta idea.

    1. Comparto esta idea. Habría que evaluar quiénes están en condiciones de nutrir un árbol. No comentan de qué material es la cápsula. La imagen es trascender, y eso es bello.

  2. Me parece una gran y ecológica idea. Es mejor visitar un bosque que un cementerio lleno de lápidas. En principio las tumbas son mantenidas muy bonitas y con el tiempo se olvidan y queda tirado un bloque de cemento. Por eso es mucho mejor que en ese lugar quedé un hermoso árbol, el que siempre nos recordará a nuestro ser querido.

  3. Me párese una idea exelente, así se tendría la idea de trascendencia o continuidad de la vida, pero siempre y cuando esto no sea un lucro, porque la muerte ha Sido objeto de lucro.

  4. Me agrada la idea de que mis restos sirvan para continuar y dar vida a otro ser, devolviendo algo a la naturaleza, espero en un futuro no muy lejano se haga realidad.

  5. En la Historia de nuestros ancestros han escrito que ellos nuestros indígenas rendían tributo a la madre Tierra “tonantzin”que nos dá todo, y así como Tlaloc la lluvia que penetraba a Tonantzín y así nacen los frutos.las flores,el prodigioso máiz etc.E lugar de Tonantzin esta donde ahora es la vi lla de la virgen de Guagadalupe y de ahí las Peregrinaciones,los frailes españoles hicieron el mon taje de la aparición ante Juan Diego,en algún tiempo le decían a la virgen “mama Lupita “Tonatzin Nuestros ancestros enterraban a sus muertos para que volvieran a “Renacer” La novedad de esta propuesta de estos diseñadores italianos es la capsula orgánicas,los ancestros lo hacían en un petate,ojalá haga una costumbre mundial,para los mexicanos es recuperar nuestra cultura.

  6. wow, esto es lo mas interesante y genial que he visto, ademas es un proyecto muy ecológico a mi parecer y también seria una forma de recordar a personas que ya no están y que mejor forma que mirando un árbol

Responder a María Irene Gutiérrez Núñez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *