Entrevista a Jeremy Rifkin: “Estamos ante la amenaza de una extinción y la gente ni siquiera lo sabe”

El coronavirus no nos agarró de sorpresa. El mundo ya nos viene avisando hace tiempo que lo venimos maltratando, y nosotros seguimos haciendo oídos sordos a esos gritos.

Jeremy Rifkin, asesor de gobiernos y corporaciones en todo el mundo.

Millones de advertencias hemos tenido por parte de nuestro planeta, pero nosotros seguimos ignorando. ¿Cuántos ríos se secaron? ¿Cuántas inundaciones vivimos? ¿Cuántas sequías? ¿Cuántos bosques arrasados? ¿Cuántos incendios forestales? ¿Cuánta biodiversidad aniquilamos? ¿Cuánto más tiene que gritar la naturaleza para ser escuchada?

Jeremy Rifkin, es un estadounidense nacido en 1945 en Denver, Colorado. Es sociólogo y economista, pero él prefiere definirse como un activista a favor de una “transformación radical del sistema basado en el petróleo y otros combustibles fósiles” Lleva años reclamando un cambio de la sociedad industrial hacia otros modelos mas sustentables.

Su pensamiento se ve claramente reflejado en sus libros. Rifkin cuenta con más de 20 libros escritos en los cuales desarrolla modelos de vida mas armónicos con el medioambiente y con el resto de las especies.

Juan M. Zafra , profesor asociado en el departamento de periodismo y comunicación audiovisual de la Universidad Carlos III ubicada en Madrid, le realizó la siguiente entrevista a Rifkin:

¿Cuál cree que será el impacto de la pandemia de la COVID-19 en el camino hacia la tercera revolución industrial?

No podemos decir que esto nos haya cogido por sorpresa. Todo lo que nos está ocurriendo se deriva del cambio climático, del que han venido advirtiendo los investigadores y yo mismo desde hace tiempo.

¿Qué significa que “La historia se está acelerando” por la crisis del coronavirus?

Hemos tenido otras pandemias en los últimos años y se han lanzado advertencias de que algo muy grave podría ocurrir. La actividad humana ha generado estas pandemias porque hemos alterado el ciclo del agua y el ecosistema que mantiene el equilibrio en el planeta.

Pandemias, incendios, huracanes, inundaciones, y otros desastres naturales van a continuar ocurriendo porque la temperatura en la Tierra sigue subiendo y porque hemos arruinado el suelo.

Hay dos factores que no podemos dejar de considerar: el cambio climático provoca movimientos de población humana y de otras especies; el segundo es que la vida animal y la humana se acercan cada día más como consecuencia de la emergencia climática y, por ello, sus virus viajan juntos.

Es esta una buena oportunidad para extraer lecciones y actuar en consecuencia, ¿no cree?

Ya nada volverá a ser normal. Esta es una llamada de alarma en todo el planeta. Lo que toca ahora es construir las infraestructuras que nos permitan vivir de una manera distinta. Debemos asumir que estamos en una nueva era. Si no lo hacemos, habrá más pandemias y desastres naturales. Estamos ante la amenaza de una extinción.

Usted trabaja, estará trabajando estos días, con gobiernos e instituciones de todo el mundo. ¿No parece que impere el consenso respecto al futuro inmediato?

Lo primero que debemos hacer es tener una relación distinta con el planeta. Cada comunidad debe responsabilizarse de cómo establecer esa relación en su ámbito más cercano. Y sí, tenemos que emprender la revolución hacia el Green New Deal Global, un modelo digital de cero emisiones; tenemos que desarrollar nuevas actividades, crear nuevos empleos, para reducir el riesgo de nuevos desastres.

“La pandemia es una llamada de alerta a todo el planeta”

La globalización se ha terminado, debemos pensar en términos de glocalización. Esta es la crisis de nuestra civilización, pero no podemos seguir pensando en la globalización como hasta ahora, se necesitan soluciones glocales para desarrollar las infraestructuras de energía, comunicaciones, transportes, logísticas, etc.

¿Cree que durante esta crisis, o incluso cuando se rebaje la tensión, los gobiernos y las empresas tomarán medidas en esa dirección?

No. Corea del Sur está combatiendo la pandemia con tecnología. Otros países lo están haciendo. Pero no estamos cambiando nuestro modo de vida. Necesitamos una nueva visión, una visión distinta del futuro, y los líderes en los principales países no tienen esa visión. Son las nuevas generaciones las que pueden realmente actuar.

Usted plantea un cambio radical en la forma de ser y de estar en el mundo. ¿Por dónde empezamos?

Tenemos que empezar con la manera en la que organizamos nuestra economía, nuestra sociedad, nuestros gobiernos; por cambiar la forma de ser en este planeta. La nuestra es la civilización de los combustibles fósiles. Se ha cimentado durante los últimos 200 años en la explotación de la Tierra. El suelo se había mantenido intacto hasta que empezamos a excavar los cimientos de la tierra para transformarlo en gas, petróleo y carbón. Y pensábamos que la Tierra permanecería allí siempre, intacta.

Hemos creado una civilización entera basada en el uso de los fósiles. Hemos utilizado tantos recursos que ahora estamos recurriendo al capital de la tierra en vez de obtener beneficios de ella. Estamos usando una tierra y media cuando solo tenemos una. Hemos perdido el 60% de la superficie del suelo del planeta; ha desaparecido y se tardará miles de años en recuperarlo.

¿Cómo es que la perdida del Amazonas va mucho más allá que la deforestación?

Somos el planeta del agua, nuestro ecosistema ha emergido y evolucionado a lo largo de millones de años gracias al agua. El ciclo del agua permite vivir y desarrollarse. Y aquí está el problema: por cada grado de temperatura que aumenta como consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero, la atmósfera absorbe un 7% más de precipitaciones del suelo y este calentamiento las fuerza a caer más rápido, más concentradas y provocando más catástrofes naturales relacionadas con el agua.

Deforestación en la Selva Amazónica

Nos enfrentamos a la sexta extinción y la gente ni siquiera lo sabe. Dicen los científicos que van a desaparecer la mitad de todos los hábitats y animales de la tierra en ocho décadas.

¿Seremos capaces como especie de establecer nuevos modelos que se basen en criterios mas sustentables? ¿Seremos capaces de adaptarnos a nuevos escenarios que impliquen un menor daño hacia nuestra tierra? Todo empieza por uno, todo empieza por cambios pequeños…es momento de actuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *