Hablar solo, ¿señal de salud o de enfermedad?

¿Sueles hablar contigo mismo? ¿Te ha ocurrido en más de una ocasión? Cuando reconoces que lo estás haciendo, ¿dejas inmediatamente de hacerlo por temor a enloquecer?


Ante todas estas preguntas, déjanos contarte que hablar solo ayuda a mejorar muchas de tus habilidades mentales. Se han realizado numerosos estudios científicos y académicos en donde se demuestra que hablar solo es un signo de inteligencia. De todas maneras, es importante identificar qué te dices a ti mismo. No es lo mismo tener un auto diálogo positivo o uno negativo.
A continuación veremos algunos detalles sobre hablar solos:


HABLAR SOLO ES NORMAL


En el campo de la psicología, el acto de hablar solo se lo denomina auto-diálogo.

Según el psicólogo ruso Lev Vygotski (1962), uno de los máximos exponentes de la psicología del desarrollo, este tipo de habla forma parte de un proceso natural. Uno de los aspectos que diferencia a niños y adultos no es la presencia o ausencia del auto diálogo, sino que con el paso del tiempo normalmente el “hablar solo” se va subyugando y pasa a interiorizarse para constituir el habla interna o pensamiento verbal, que suele incluir más bien susurros, en lugar de voz alta.


BENEFICIOS DEL AUTODIÁLOGO:

  1. Aumenta tu capacidad atencional:
    Las verbalizaciones que nos hacemos a nosotros mismos nos ayudan a dirigir de manera consciente nuestra conducta. Así es como nuestra atención y nuestra memoria a corto plazo mejora. La memoria a corto plazo es aquella que nos permite realizar tareas y retener la información necesaria durante ese proceso. Por eso, cuando tenemos que recordar algún número telefónico, solemos repetirlo en voz alta varias veces, así mantenemos nuestra atención sobre aquello que estamos tratando de aprender.
  2. Mejora nuestra conciencia:
    Al comprender mejor la información que procesamos mentalmente y tener mayor dominio sobre cómo planificamos nuestra conducta, tomamos más conciencia sobre cuáles son nuestros pensamientos. De hecho una técnica en terapia es el uso de las autoinstrucciones, que consiste en repetirnos a nosotros mismos distintos mensajes interiormente con el fin de autorregular nuestra conducta, reduciendo nuestra ansiedad o motivándonos.
  3. Ayuda en la resolución de problemas:
    Muchas veces, nos sorprendemos a nosotros mismos hablando en voz alta cuando estamos realizando una tarea compleja. De hecho, varios estudios han mostrado que cuantas más dificultades encontramos en aquello que tenemos que resolver, más recurrimos al uso del lenguaje como estrategia para facilitar su resolución.

 

Esto se debe a que el discurso hablado es una herramienta de planificación, guía y dirección de la actividad en la solución de problemas. Cuando los problemas a los que nos enfrentamos son de ámbito personal, podemos hacer uso del habla autodirigida, en particular en estos casos puede ayudarnos hablarnos en tercera persona para adoptar otra perspectiva y reducir la sensación de bloqueo.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *