Mario Vargas Llosa: “El lenguaje inclusivo es una aberración”

El premio nobel de literatura, opinó sobre el lenguaje inclusivo y generó polémica

En la actualidad, hablar de lenguaje inclusivo, también conocido como “lenguaje no sexista” es entrar en un debate caliente que remueve a la opinión pública y enfrenta a sus oponentes y defensores. En la discusión, hay quienes consideran que el lenguaje debe transformarse conforme a los cambios que vivimos en cuanto a sociedad ya que de lo contrario quedaría obsoleto, mientras que otro grupo más conservador y por lo general, amante de la literatura clásica, observa estos cambios en la lengua como “aberraciones”.

Tal es el caso del premio nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, quien en una entrevista con el periódico español La Voz de Córdoba, calificó al lenguaje inclusivo como una “des-naturalización y aberración al lenguaje” y opinó, que además de no resolver el problema de la discriminación, el lenguaje no se puede transformar por temas ideológicos. Según sus palabras, “la lengua necesita de la libertad, ejercita la libertad, se va renovando, adaptando, y no se la puede forzar sin provocar traumas lingüísticos”.

La opinión del prestigioso literario coincide con la respuesta que ha dado la Real Academia Española (RAE) de rechazar el uso del lenguaje inclusivo representados en terminaciones como “todes” “chiques” o “nosotres”. Para Vargas Llosa, la decisión de la RAE de invalidar esta forma de comunicación ha sido acertada: ” Ha sido consultada y se ha pronunciado (la RAE) de una manera muy sensata, sabia y efectiva”.

Según Vargas Llosa, el lenguaje es algo concebido de forma natural por toda la humanidad, y tiene reglas que no se pueden quebrantar. Por eso al intentar instalar el lenguaje inclusivo, lo que se obtiene es una situación prejuiciada que desnaturaliza el lenguaje y lo empobrece.

El llamado lenguaje inclusivo resulta entonces, “una especie de aberración dentro del lenguaje, que no va a resolver el problema de la discriminación de la mujer, que sí hay que combatir, pero de una manera que sea efectiva. No hay que ir más allá y desnaturalizar el lenguaje para establecer una supuesta igualdad lingüística desprejuiciada“.


Lenguaje inclusivo ¿Si o No?

El debate acerca del lenguaje inclusivo es mucho más complejo de lo que parece a primera vista, porque se trata de un problema ideológico que involucra a la lingüística y a la política.

El término lenguaje inclusivo, se usa a menudo como sinónimo de sexismo, pero es evidente que no es únicamente eso. La discusión en torno al tema ha alcanzado un espacio global en las noticias y genera acaloradas discusiones en las redes, donde participan las universidades, las empresas y organizaciones o comunidades que producen guías para eliminar el lenguaje sexista y también el público en general de diferentes edades y niveles educativos, así como los grupos feministas y antifeministas.

Así, se genera un diálogo social global que pone en evidencia las actitudes ante los usos del lenguaje, casi siempre prejuiciadas, y también los grandes problemas de nuestra sociedad, las desigualdades, la discriminación, la exclusión de ciertos grupos, el control del poder por parte de unos pocos, las fallas en los gobiernos democráticos existentes, las injusticias y la lucha por los derechos políticos y humanos.

No obstante, los medios de comunicación tienden a resaltar el problema del lenguaje inclusivo como un espectáculo en el que principalmente se confrontan dos posiciones: la de la Real Academia Española (RAE) y la de las personas que lo promueven como una acción para lograr la paridad de género. Se toman entonces, posiciones ideológicas difíciles de conciliar en un diálogo que no siempre es cooperativo, sino más bien conflictivo.

Se asoma así, una crisis de poder que afecta el diálogo democrático, ya que ambas partes parecen no encontrar puntos en común y se dejan de lado presupuestos fundamentales como la necesidad de trabajar por construir una sociedad con una clara visión de integración de la diversidad, que implique que todos nos reconozcamos como pares y con igualdad de oportunidades.

Desde aquí creemos que el lenguaje inclusivo puede muchas veces resultar una maniobra de distracción que perpetúe el orden de dominación existente sin combatir batallas como la brecha salarial y el techo de cristal. Resulta evidente que si cambiamos el termino “todos” por “todes” pero no realizamos acciones para la inclusión de aquellos que históricamente se han visto desplazados, nada cambiará.

Por otro lado, coincidimos plenamente con Vargas Llosa cuando plantea que “la lengua se va renovando, adaptando”. Creer que hablamos de la misma manera que nuestros antepasados resulta ridículo, los modismos y expresiones se renuevan permanentemente y la idea de una lengua impoluta es inviable.

Es entonces cuando nos preguntamos si el lenguaje inclusivo se da como una consecuencia genuina de los cambios en nuestra sociedad, o si por el contrario, se intenta forzar una transformación a nivel cultural, ideológica y política, a través de alteraciones en el lenguaje. Y tu ¿que opinas?

2 Comments

  1. Yo juego permanentemente en mis escritos con la posibilidad de que ciertas formas inclusivas sean de uso corriente. La verdad es que no creo que a mediano plazo se vayan a imponer. Son muchos los que incluso siendo supuestamente de mentalidad progresista se burlan de esta propuesta. Por lo demás impera mucho desconocimiento de cómo funciona la lengua con sus mecanismos gramaticales y lingüísticos, por lo que se desdeña con demasiada ligereza la posibilidad de introducir cambios conscientes en este campo.

  2. Se quiere forzar la simulación de una igualdad inexistente. Se ha creado una lucha de géneros que debía no existir, si bien el lenguaje expresa
    el pensamiento, la visión de quien habla, el tema se ha convertido en una batalla campal hipócrita, en la que si quieres quedar bien usas el lenguaje que se te pide, aunque las acciones se encaminan en sentido contrario. La base del cambio y la igualdad es la educación, no el regalo de te lo doy gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *