El vínculo hombre-naturaleza: Una revisión imprescindible en tiempos de pandemia

La pandemia de coronavirus y la emergencia de la crisis ambiental, nos obligan hoy más que nunca, a interrogarnos y cuestionar nuestra propia relación con la naturaleza.

¿Cómo podemos definir esta relación? ¿Qué entendemos los seres humanos por “naturaleza”? ¿Qué lugar ocupa el hombre frente al devenir de los procesos naturales?  Indudablemente, la idea de “naturaleza” es compleja, discutida y saturada de modelos históricos. Desde el origen mismo de la filosofía, la physis ha sido objeto de profundas reflexiones.

Sin embargo, podemos nombrar brevemente las dos principales concepciones del vínculo hombre-naturaleza en la historia: en un primer lugar, la que reconoce la estrecha interdependencia del hombre con todo lo que lo rodea y luego, la que se asienta sobre una definitiva escisión entre naturaleza y cultura.

Una primera lectura se adecua más a la actitud tomada en Oriente, bajo la concentración de las visiones holísticas e integradoras, mientras que en Occidente -sobre todo a partir de la Modernidad- se impone el antropocentrismo arrollador, que se encuentra en concordancia con una marcada dicotomía entre hombre y naturaleza.

Reflexiones sobre el hombre y la naturaleza, cerca de Rosh Hashaná | Centro  Unión Israelita

Frente a la crisis a nivel global que vivimos, resulta imperioso que la sociedad asuma la difícil tarea de cuestionarlo todo.

Nuestra época nos sitúa frente a un ostentoso escenario marcado por el dominio de la naturaleza y los procesos de la vida. Hemos construido una idea de naturaleza de tinte dualista en donde el hombre es visto como separado del “mundo natural”. Hasta el día de hoy, ha regido la mirada antropocéntrica, desde la cual el hombre domina su entorno y así reafirma su poderío.

3.8 ¿Cuál es la relación del hombre con la naturaleza el día de hoy? -  Ética y Valores II PFLC II

La progresiva urbanización y el hecho de que cada vez seamos más habitantes en el mundo solo intensifica este proceso: la naturaleza va siendo domesticada, controlada y organizada. Hay un distanciamiento respecto de la naturaleza que se ve únicamente como una fuente de explotación.

Ante el contexto distópico de nuestros días y el inminente fracaso del proyecto capitalista, deberíamos volver sobre otras tradiciones y animarnos a pensar alternativas a la relación naturaleza-hombre que llevamos.

Filiación, hermandad, comunión o fusión: son conceptos que aluden a una relación donde el hombre es pensado como integrado a la naturaleza que lo rodea. De este modo, la naturaleza cobra un valor sagrado y no únicamente utilitario.

Gestión y Conservación de la Naturaleza, todo en este máster online

Resulta alarmante que en la actualidad, hayamos roto los lazos esenciales que nos unían con la naturaleza. La hemos vuelto una mercancía y un lugar de peregrinación turística en función de la ganancia permanente.

Y es que si queremos un mundo más habitable y portador de sentido, deberíamos hacer caso a las sugerencias de Michel Onfray: entrar en contacto directo con la naturaleza y así “recuperar las intuiciones fundacionales del tiempo, para aproximarse a sus misterios y apuntar a una sabiduría humana en armonía con el mundo.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *