Científicos del MIT lograron que plantas de espinaca ‘envíen’ correos electrónicos

El MIT desarrolló un sistema que permite a las plantas verdes avisar vía mail cuando advierten la presencia de químicos en el agua.

Investigadores de la prestigiosa universidad estadounidense realizaron un experimento que permite a los plantas de espinaca enviar mails en caso de que adviertan la presencia de ciertos químicos como los nitroaromáticos en el agua subterránea, con el fin de alertar sobre la contaminación y posibles condiciones perjudiciales para la salud humana.

Los nitroaromáticos son compuestos que por lo general se utilizan para la fabricación de explosivos. En caso de que las raíces los detecten, los nanotubos de carbono de las hojas de espinaca emiten una señal, leída por una cámara de infrarrojos, que manda una alerta por mail a los investigadores.

La investigación llevada a cabo por científicos del MIT, es parte de un campo de investigación más amplio en el que se agregan sistemas eléctricos a las plantas con el objetivo de darles nuevas habilidades.

“Las plantas son muy buenos químicos analíticos”, afirmó el profesor Michael Strano del MIT, representante principal del exitoso proyecto.

Resultado de imagen para Científicos del MIT lograron que plantas de espinaca envíen correos electrónicos

Sobre de qué manera funciona el innovador experimento, el experto explicó que las plantas de espinaca, “tienen una extensa red de raíces en el suelo, están constantemente tomando muestras de agua subterránea y tienen una forma de autoalimentar el transporte de esa agua hacia las hojas”.

“Esta es una demostración novedosa de cómo hemos superado la barrera de comunicación entre plantas y humanos”, planteó el experto, orgullo de su proyecto.

Además, señaló que , (las plantas) ” Saben que va a haber una sequía mucho antes que nosotros. Pueden detectar pequeños cambios en las propiedades del suelo y el potencial hídrico. Si aprovechamos esas vías de señalización química, hay una gran cantidad de información a la que podemos acceder”.

Sin dudas, ¡todavía nos falta aprender mucho de la naturaleza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *