Freddie Figgers, el bebé al que abandonaron en la basura y ahora es un millonario tecnológico

Los datos de la última cotización de la compañía de Freddie Figgers afirman que esta vale US$62 millones.

Freddie Figgers no siempre fue el millonario tecnológico que conocemos, a pocos días de vida fue abandonado en un bote de basura en la Florida rural de Estados Unidos.

Su padre, Nathan, tenía 74 años y su madre, Betty May, 66 cuando lo acogieron. Ya tenían hijos biológicos y habían estado acogiendo a otro centenar de niños durante décadas pero habían decidido parar como consecuencia de su avanzada edad que les impedía desenvolverse como antes.

Sin embargo de pronto llegó Freddie. No tenía a nadie así que la decisión de estas maravillosas personas fue criarlo como propio y cuando comenzó a preguntar sobre su historia, Nathan le contó como había llegado a ellos.

“Me dijo: ‘Te lo voy a contar sin rodeos. Tu madre biológica te abandonó y como yo y Betty no queríamos mandarte a casas de acogida, te adoptamos’. Yo me sentí como basura y siempre me acuerdo que me agarró por los hombros y me dijo: ‘Nunca dejes que eso te indisponga'” contó Freddie a una entrevista con el diario de la BBC.

De basura a tesoro

hildegar mujica on Twitter: "SI SE PUEDE :Este caso mueve la conciencia  gracias a Dios la familia que lo adopto ahora disfruta de sus logros Freddie  Figgers, el bebé al que abandonaron

Su padre, Nathan, tenía dos trabajos y su madre era trabajadora agrícola. A la edad de 9 años, Freddie recibió el regalo que cambió su vida: una computadora Macintosh.

“Aprendí a codificar a los 10 u 11 años y empecé a escribir programas básicos. Fue entonces que empecé a avanzar”.

La pasión asalariada

Al poco tiempo de comenzar a aprender sobre programación, Freddie consiguió su primer trabajo para ayudar económicamente a su familia cuando tenía 12 años.

“No había un técnico de computadoras así que cuando una máquina dejaba de funcionar, la desconectaban y la apilaban con las demás averiadas. Yo las cogía y reemplazaba las partes dañadas de unas con las buenas de otras”.

En una de esas jornadas de trabajo, la alcaldesa de la ciudad de Quincy vio a Freddie y quedó maravillada por su increíble labora a tan corta edad y le ofreció trabajo en el ayuntamiento, donde tenían un centenar de computadoras averiadas que Freddie fue arreglando una a una.

Unos años más tarde, cuando tenía 15 años y continuaba en su labora para la municipalidad, una firma le ofreció participar programa para monitorear los medidores de presión de agua por US$600.000.

En ese entonces se le había hecho casi imposible compatibilizar sus estudios con el trabajo por lo que decidió dejar la escuela a pesar de que sus padres se opusieron de forma terminante.

El bebé al que abandonaron en la basura y ahora es un millonario tecnológico

El zapato de papá

Cuando Freddie tenía 17 años, Nathan, su padre, fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer.

“Recuerdo una noche que nos fuimos a dormir después de ver una película de vaqueros que a él le gustaba mucho, y a las dos de la mañana me despertó, rifle en mano, convencido de que era el héroe del filme, diciéndome que tenía que irme de la ciudad. Logré quitarle el rifle y acostarlo pero a la mañana siguiente no estaba”.

“Salía de casa pensando que lo estaban persiguiendo y a veces olvidaba ponerse la camisa o el pantalón, pero noté que nunca dejaba de ponerse los zapatos, así que les abrí las suelas, les puse un circuito, con un micrófono, un parlante y una tarjeta de red de amplio alcance e integré eso con mi laptop”.

“Todo esto era antes de que existieran Apple o Google Maps, así que lo integré con Tomtom para que cuando mi padre desapareciera yo pudiera presionar un botón en mi computadora y preguntarle dónde estaba”.

“Así me contestara ‘no sé dónde estoy’, apenas decía algo yo podía saber si estaba de pie, sentado o tendido en el suelo”. El GPS que había diseñado le permitía además conocer exactamente la ubicación de Nathan.

Joven y único

Freddie Figgers, el bebé al que abandonaron en la basura y ahora es un millonario  tecnológico | MDZ Online

Pocos años después, Freddie vendió la patente del zapato inteligente que había diseñado con el objetivo de cuidar de su padre por más de US$2 millones.

A la edad de 21 años, recibió la licencia como operador de telecomunicaciones y comenzó instalando cables de fibra óptica y construyendo torres telefónicas con sus propias manos hasta dar a luz a su firma, Figgers Communications, valorada en decenas de millones de dólares.

Cadena de favores

La Fundación Figgers ofrece variedad de becas para estudiantes afroamericanos y fomenta un sistema de asistencia en situaciones de desastre. Durante este período pandémico, ha estado suministrando equipos de protección individual y herramientas de aprendizaje digital para niños con desventajas.

¿Su consejo para otros?: “No dejes que tus circunstancias definan quién eres y dale a otras personas oportunidades”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *