Héroe sin capa planta con sus propias manos un bosque de 121 hectáreas

En la actual coyuntura de crisis mundial por la deforestación, este hombre nos da esperanzas con su ejemplo.

Loiya es el nombre de un habitante de Uripok Khaidem Leikai en Imphal West, India, que ha trabajado los últimos 18 años, para contrarrestar el problema de la deforestación; y es que con esfuerzo y dedicación, ha creado un bosque de 121 hectáreas llamado Punshilok, lo cual significa “primavera de la vida”.

Este héroe sin capa, ha destinado gran parte de su vida a plantar árboles, porque recuerda con nostalgia como de pequeño la vegetación en la India era impresionante, pero al terminar sus estudios y volver a casa en el año 2000, se encontró con la triste sorpresa de la deforestación.

Loiya contó a un medio local que al regresar sintió que tenia que hacer algo y decidió comenzar en 2002 con la búsqueda de tierras para reforestar los bosques en la cordillera de Maru Longal, un lugar arrasado por la tala y quema de árboles.

Su proyecto supuso algunos sacrificios ya que Loiya se vió obligado a renunciar a su trabajo y debió aprender a cultivar la tierra para hacerse de su propia comida.

India

En sus comienzos, se abastecía con solo tres variedades de semillas, pero con el pasó del tiempo fue progresando ya que además recibía la ayuda de un manantial cercano que facilitaba el próspero crecimiento de la vegetación.

Si bien, este valiente hombre podría haber sido acusado de algún delito ya que no contaba con un permiso de construcción, el articulo 51-A (g) de la Constitución de la India, lo amparaba al establecer que todos los ciudadanos están invitados a proteger el medio ambiente, incluidos los bosques, ríos, lagos y mostrar compasión por las criaturas vivientes.

En efecto, el accionar de Loiya y todas aquellas personas que durante esos 18 años lo ayudaron, son prueba viviente de su respeto y amor por la naturaleza, lo que ha generado un particular aprecio por parte de las autoridades locales.

Loiya y sus ayudantes han creado además, una sociedad protectora de la vida silvestre y habitad (WAHPS) cuyo objetivo principal es la protección de la riqueza natural de Punshilok, que cubre alrededor de 300 acres en la actualidad.

India

Con el paso del tiempo, los residentes han notado una baja de las altas temperaturas y ya se han escuchado los primeros cantos de pájaros.

Hoy en día, el bosque Punshilok se ha convertido en un gran atractivo para locales y extranjeros que desean conocerlo para luego quedar maravillados con la belleza natural que Loiya ha sabido reconstruir de entre las cenizas. 

Ojalá muchas personas conozcan su historia para que esta sea replicada en todo el mundo. ¡Comparte en tus redes sociales si también es tu deseo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *