“Hombres necios que acusáis”: El poema feminista de Sor Juana Inés de la Cruz

Allá por el año 1690, Sor Juana Inés de la Cruz tuvo la valentía de participar con su “Carta atenagórica” en un debate teológico monopolizado por hombres. La respuesta del obispo, bajo seudónimo, no se hizo esperar. Las mujeres, según dijo, no estaban destinadas a ese tipo de actividades: “Letras que engendran elación no las quiere Dios en la mujer”.

Sor Juana arremetió con la “Respuesta a Sor Filotea”, ironizando sobre su innegable e inalienable capacidad para discutir sobre filosofía y otros asuntos: “¿Qué podemos saber las mujeres sino filosofías de cocina? Bien dijo Lupercio Leonardo, que bien se puede filosofar y aderezar la cena. Y yo suelo decir viendo estas cosillas: Si Aristóteles hubiera guisado, mucho más hubiera escrito”.

Años antes, Sor Juana había escrito el poema Hombres necios que acusáis, que echaba luz premonitoriamente a las acusaciones injustas de “los hombres, que con solo serlo piensan que son sabios”:

Sor Juana y el feminismo - mundo

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego con gravedad
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que falta de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Mas entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada,
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

La musa feminista: Sor Juana Inés de la Cruz | Estudios de Género y  Prácticas Sexuales

Aún en la actualidad, más de 300 años después, continua siendo relevante y necesario transmitir el mensaje de Sor Juana Inés de la Cruz, donde denuncia la desigualdad entre hombres y mujeres. Desde nuestro lugar, la seguiremos recordando por sus maravillosas obras y su valentía al alzar la voz por los derechos de las mujeres a una educación de calidad.

Sin duda, Juana Inés fue una figura central para el feminismo, mucho tiempo antes de que ese término existiese.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *