Los políticos deberían ser los primeros en darse la vacuna

El jefe de la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), Stephen Hahn, adelantó que podría aprobar el uso de emergencia de la vacuna contra el coronavirus antes de que terminen los ensayos clínicos, algo sobre lo que varios expertos han advertido, tildándolo de “grave error”.

En una entrevista ofrecida al medio británico The Financial Times y publicada en el mes de Septiembre, Hahn manifestó que, de tomarse, la decisión será “científica, médica y basada en datos”, y no una respuesta política a las presiones del gobierno estadounidense para que se apruebe una vacuna, pero este lunes se ha probado lo contrario.

Por otro lado, se encuentra el hecho de que detrás de la próxima salida de la vacuna Pfizer, existe una enorme cantidad de intereses y poder puestos en juego que adelantarían su mercantilización. Vacuna que además, se comenzó a fabricar sin saber si sería eficaz.

Coronavirus: Se muestran resultados positivos de vacuna contra el Covid-19  | MARCA Claro México

A finales de agosto, el presidente Donald Trump ya había acusado a la FDA de “retrasar” el comunicado de aprobación de la vacuna Pfizer para unos días más tarde del 3 de noviembre, fecha en la que los votantes acudieron a las urnas para decidir por mayoría el triunfo del mandatario electo que gobernará los próximos cuatro años, Joe Biden.

Lo cierto es que, la historia le ha dado la razón a Donal Trump y nunca sabremos si el voto en Estados Unidos hubiera sido diferente ante la noticia de la eficacia de la vacuna Pfizer en la prevención de coronavirus en un 90% de los casos evaluados.

Tras darle luz verde antes de terminar la fase 3 de los ensayos clínicos, EE.UU. se convertiría entonces, en el tercer país en aplicar la polémica medida, después de que Rusia y China lo hicieran en agosto.

Cuando hace unos meses, las autoridades rusas registraron su vacuna Sputnik V, asegurando que había demostrado ser “altamente efectiva y segura”, científicos en todo el mundo y la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) acogieron con escepticismo.

Días después, el 20 de agosto, Moscú anunció que iniciaría las pruebas clínicas en 40.000 voluntarios en distintos países.

Biontech y Pfizer probarán la vacuna en Alemania y esperan poder  comercializarla en octubre - Télam - Agencia Nacional de Noticias

“Falsas esperanzas”

Pero quizás el lado más peligroso de aprobar una vacuna antes de culminar todos los ensayos clínicos son sus posibles consecuencias en los portadores.

Lo primero es que podría generar falsas esperanzas: puede que la gente se apresure a ponerse la vacuna “cuando en realidad tal vez no sea la mejor vacuna, sino la primera que está disponible“. dijo hace algunas semanas el doctor Ian Jones, profesor de Virología de la Universidad de Reading en Reino Unido para el periódico BBC Mundo.

Según el experto, una vacuna que no funcione tan bien como debería podría extender la idea de que las vacunas en general son ineficientes y suscitar desconfianza dentro de la población. “Al final, una vacuna apresurada hará más mal que bien”.

La confianza de la sociedad en una campaña de vacunación resulta crucial, por lo que aprobar una vacuna antes de que culminen todos los ensayos clínicos podría además limitar el número de personas que se quieran inyectar.

¿Y tú qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *