Por cada niña que nace, mujeres hindú plantan 111 árboles

La iniciativa tiene como objetivo fomentar la igualdad de género y ha ayudado a desarrollar la economía de la aldea.

Shyam Sundar Palatal, el ex líder de un pequeño pueblo en Rajasthan, India, sufrió la perdida de su hija Kiran cuando era muy joven. En el año 2006, plantó 111 árboles en su honor y trabajó arduamente en una iniciativa que asegurase que todos los residentes de la aldea apreciaran y celebraran la vida de cada niña por venir.

La iniciativa pronto se transformó y luego de cada nacimiento de una niña, las familias comenzaron a plantar 111 árboles, iniciándose así la tradición. Los aldeanos plantan los árboles en los terrenos de pastoreo de Piplantri, y la comunidad se asegura de que los árboles sobrevivan y crezcan hasta la edad adulta. Los residentes además recogen 21,000 rupias (cerca de 315 dólares) y los padres de la niña realizan un pago de 10,000, creando una cuenta de ahorros fija para la recién nacida, la cual obtiene este dinero cuando pasa a la mayoría de edad.

A su vez, cuando las familias plantan los árboles, firman una declaración jurada en la que se comprometen a que su hija reciba una educación completa y no contraiga matrimonio antes de cumplir la edad legal de 18 años.

Cada vez que nace una niña, estas mujeres plantan 111 árboles -

Según Paliwal, alrededor de 60 niñas nacen en Pilplantri cada año. Tiempo atrás y en más de la mitad de estos casos, las familias se mostraban reacias cuando se enteraban del sexo ya que las niñas eran concebidas como menos valiosas.

Como resultado, el programa de plantación de árboles funcionó como una formar de promover la igualdad de género, alentar a las familias a celebrar a las niñas en sus familias y combatir una cultura sumamente arraigada en el feticidio femenino.

El esquema de árboles propuesto por Piplantri fue un paso más allá ya que alentó a los padres no solo a mantener a sus hijas, sino también a celebrarlas y apreciar su valor.

En India plantan 111 árboles cada vez que nace una niña – Buena Vibra

Más de una década más tarde, la marca de “eco-feminismo” de Piplantri está progresando. El pueblo ha plantado múltiples especies de árboles que han comenzado a generar ingresos: mango, nimbo de la India, sheesham y grosellero indio, entre otros. Además, los aldeanos plantaron plantas de aloe vera alrededor de los árboles para que actuaran como pesticidas naturales, que a su vez se convirtieron en una forma de ingresos cuando los aldeanos comenzaron a procesar y vender el aloe vera. Los árboles, junto con las plantas de aloe vera, ahora proporcionan medios de vida a una cantidad de 8,000 residentes de Piplantri.

Al plantar un futuro para celebrar la llegada de estas niñas, la ciudad de Piplantri se ha colocado en el mapa y ha descubierto que el dinero  puede  crecer en los árboles.

¡Maravilloso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *