El amor romántico de las telenovelas y su correlación con las relaciones tóxicas

El amor se define como un sentimiento asociado al cariño y el afecto, pero las formas de vivir, definir y “sentirlo” son construcciones socio-culturales. Desde pequeños se nos socializa acerca del amor romantico a traves de las telenovelas y peliculas, las cuales poseen un gran impacto en nuestra identidad y forma de ver el mundo.

Estas producciones culturales de ficción,generan una serie de falacias, estereotipos y mitos sobre el amor romántico, que son consumidas y “aprehendidas” en plena formación de la subjetividad. A fin de poder desmitificar las ideas concebidas sobre el amor, procederemos a analizar los principales puntos sobre el mito del amor romántico.

El otro amor romántico

Primero que nada, ¿de qué hablamos cuando hablamos de amor romántico?

El mito del amor romántico encuentra su razón de ser, en otro mito, el mito de andrógino. Sobre este último, Platón narra la historia de unos seres duales que podían reunir características de ambos sexos (mujer-hombre). Estos seres, duales y completos, intentaron invadir el monte Olimpo lo que generó la ira de Zeus que lanzó un rayo, lo cual produjo que cada ser se dividiera en dos mitades. Mitades incompletas y castigadas eternamente a buscar su otra mitad.

De esta manera, el mito del amor romántico se basa en asociar la consecución del amor (completitud del ser). Se nos enseña que debemos permanecer toda la vida buscando a quien nos complete y nos haga sentir plenos. Va de la mano con la idea de que siempre estamos a la espera de la persona “indicada” para encontrar nuestra propia felicidad.

Otros elementos que se desprenden del mito del amor romántico y cuya asimilación puede provocar relaciones tóxicas y situaciones de tolerancia ante el maltrato son las ideas de que “el amor lo puede todo” y que es normal “sufrir por amor”. En las películas siempre vemos como los protagonistas sufren profundamente antes del “felices por siempre” y compramos la idea creyendo ingenuamente en su veracidad.

Los celos. En plena era milenial y con el smartphone en mano. Hemos comprado la idea de que los celos son necesarios cuando hay interés de la otra parte y eso de que «los celos son una muestra de amor». Vamos por ahí pensando que debemos encontrar a alguien que nos controle a cada hora para sentirnos “queridos” cuando la realidad es que esta semejante muestra de control no señala más que inseguridad y miedo. Las relaciones sanas se fundamentan en la confianza y deberíamos permanecer alejados de todo aquel que muestre este tipo de actitudes.

El cuerpo y el amor romántico – Revista Emancipa

La idea de que todo es perfecto, soñado, idílico. Ese parece ser el fin ultimo de toda persona y aquello que representa la receta justa para la felicidad eterna. Esta idea pinta el amor de forma irreal y es que cuando te enamoras, te enamoras de una persona de carne y hueso. No va a estar ni cerca de perfecto porque eso no sería posible y seguir creyendo esta falacia podría llegar a ocasionar que pasáramos el resto de nuestras vidas buscando la perfección inexistente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *