“Repetir frases filosóficas burdas en las redes no es hacer filosofía”

El argentino Darío Sztajnszrajber, es todo un fenómeno de la divulgación filosófica.

Tras media vida dedicado a la docencia, este docente argentino de Filosofía, se ha convertido en todo un fenómeno de la divulgación filosófica al rededor del mundo. El hombre que se hizo famoso por sacar la filosofía de las aulas e instalar el debate en la sociedad, mantuvo una entrevista con el periódico español El País donde brindó cautivantes reflexiones sobre lo que es hoy, hacer filosofía.

Con el boom de las redes sociales y la posibilidad de hacer público 24/7 nuestra opinión sobre lo que queramos, el pensador plantea que: “Repetir frases filosóficas burdas en las redes no es hacer filosofía”

A continuación, te dejamos un resumen a la entrevista realizada y sus principales reflexiones que de seguro, te dejarán pensando.

REPETIR FRASES FILOSÓFICAS BURDAS EN LAS REDES NO ES HACER FILOSOFÍA» | by  ÁGORA BLOG | ÁGORA BLOG | Medium

Pregunta. Las instituciones parecen querer enterrar la filosofía. Sin embargo ¿siente que la gente tiene hambre de esa materia?

Respuesta. Sí. La filosofía empieza a tener mayor difusión y circulación fuera de los formatos institucionales tradicionales, en los márgenes. Es interesante esa vuelta.

La filosofía no se hace preguntas para encontrar respuestas. Las hace para cuestionar las respuestas establecidas“.

P. Cuando habla de márgenes entiendo que habla de redes, de Youtube, de Twitter… ¿Pueden de verdad estos canales ser un baluarte del pensamiento emancipador? Parecen más bien la concreción de una hegemonía.

R. Obvio, obvio, lo que a mí me pasa es que yo no quiero restringir la filosofía a un único lenguaje. Tu pregunta surge porque permanentemente me preguntan por la relación de filosofía y redes. No es el único lugar ni el mejor. Es parte del proceso ver de qué modo en las redes puede generar su ocasión. Si hacer filosofía en las redes es repetir frases filosóficas burdas, no es filosofía. En formatos como Twitter, poner un ensayo en dos millones de tuits no es filosofía. Hay que encontrar cómo provocar desde su propio lenguaje. Hay que retomar lo originario. La filosofía no se hace preguntas para encontrar respuestas. Las hace para cuestionar las respuestas establecidas. No resuelve problemas, los crea donde se nos dice que no hace falta.

P. Parece inevitable pensar que hoy es más complicado que nunca escapar del sistema, de lo impuesto, de lo hegemónico. No solo en cuestiones de control social, sino en los propios hábitos de pensar.

R. Son clave. Los formatos. En filosofía está de moda la palabra dispositivo. En el sentido de disponer, ordenar. Esos dispositivos son previos. Foucault se pelea contra la idea del poder como represión, y propone la idea de poder como normalización. ¡Es eso! Veníamos pensando que uno sabe lo que quiere y el poder te deja o no realizarlo. ¡No, en ese “yo sé lo que quiero” el poder ya actuó! Por eso, Foucault, cuando desnaturaliza el deseo sexual, pone el dedo en la llaga. Es en ese lugar donde uno no creería jamás que se le impone un dispositivo de construcción. Creo que esos formatos están muy instalados. El impulso de los medios de comunicación en eso es muy fuerte. Ellos instalan formatos y son bienvenidos porque de algún modo ordenan y tranquilizan. Siempre es más tranquila una vida donde uno sabe qué está bien y qué está mal. Cuando uno entiende que además de bueno es malo, que además de amigo es enemigo, pues se problematiza.

¿Estás de acuerdo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *